Cuatro consideraciones a considerar al diseñar casas posteriores a COVID-19

Categoría: producto, materiales y MARCAS


El hogar es ahora un "santuario de cuarentena".


En la era del encierro por coronavirus las viviendas se han convertido en más que un santuario: han pasado a ser "burbujas de cuarentena" (extraído del análisis de Dan Carlin, fundador de la compañía de telemedicina WorldClinic y exasesor médico senior de la Escuela de Arquitectura del MIT). Cuando las personas durante el confinamiento pasan la mayor parte de su tiempo en casa, trabajando y estudiando, los arquitectos y diseñadores debemos considerar una serie de nuevas modificaciones. “Parte de la reestructuración debe centrarse en alimentos, agua, energía, medio ambiente y atención médica. Vivimos en una era conectada con enormes posibilidades.


Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, nuestros hogares han servido como lugares de trabajo, escuelas, gimnasios y pubs improvisados. Y muchos de nosotros pasamos más tiempo en ellos que nunca.

Las personas a menudo optan por comprar o alquilar su casa particular debido a su ubicación. Como ocurre en algunos pisos nuevos en Ciutat Vella, tal vez ofrezca acceso a buenas escuelas o un fácil viaje al trabajo en automóvil o transporte público . Esto significa que las personas a menudo invierten en viviendas más caras en lugares con acceso a instalaciones de calidad y luego las adaptan para a las actividades de su vida diaria .

Como arquitectos y diseñadores quizás deberíamos examinar adaptaciones que van desde ampliaciones y conversiones de loft hasta la instalación de tecnologías renovables y modernizaciones . Muchos propietarios ven sus casas como un activo financiero que planean cobrar más adelante. Por esta razón, las medidas de eficiencia energética y renovables a menudo no se incluyen en las adaptaciones, debido a la incertidumbre sobre cómo se valorarán cuando se vendan a vender .

Analicemos cómo los arquitectos ahora podemos interactuar con el hogar como un espacio de cuarentena desde un punto de vista diferente al diseño y al dimensionado de espacios. Pensemos en la medicina, alimentación, bienestar.

Estaciones de desinfección


Pensad en una residencia en términos de zonas de cuarentena. Una zona roja es el mundo contagioso exterior, otra verde es el espacio interior libre de virus. La zona de transición amarilla es la crítica. Este espacio es donde las personas que ingresan al interior deben asegurarse de que si han entrado en contacto con el coronavirus, no contaminen el hogar. Aquí es donde entra en juego un fregadero o una estación de lavado de manos. Tras el regreso a casa, en la zona de transición, dejamos la ropa, nos limpiamos.

Las antesalas, o vestíbulos que se han convertido para incluir un fregadero, se han vuelto populares como una forma de proteger el santuario interior de una posible contaminación -Necesito algo que parezca un lavabo y una ducha Porque...voy a entrar en un área hiperlimpia -. Instalar un fregadero y una lavadora-secadora en este espacio es una buena manera de evitar la contaminación. Quitarse la ropa exterior inmediatamente y lavarla, así como las manos, reduce drásticamente las posibilidades de contaminar la zona verde.



Tejidos y superficies antivirales


Los materiales específicos que repelen virus son particularmente útiles en la cocina, un espacio que puede considerarse el "área de transmisión número uno". Dado que la gente tiende a reunirse y hablar en las cocinas, existe una mayor posibilidad de diseminación de virus, por lo que los arquitectos y diseñadores deberían considerar reemplazar las encimeras que pueden albergar el coronavirus, especialmente aquellas hechas de materiales con picaduras o ranuras.

Esto es particularmente cierto en el caso de las tablas de cortar de madera que tienen todos estos pequeños rasguños y agujeros y abolladuras y pequeños puntos donde el virus básicamente se puede esconder allí. Es importante la limpieza a fondo. Dan Carlin aconseja utilizar superficies duras y lisas como el metal, que también deben limpiarse con regularidad para limitar la posible propagación viral.

Andrew Franz, director y director de diseño de Andrew Franz Architect, destaca que el cobre y las aleaciones como el latón y el bronce son materiales excelentes para introducir en el hogar para accesorios que se tocan con frecuencia, como pomos de puertas. Esto se debe a que son naturalmente antibacterianos y antivirales. "COVID no se transmite en latón", dice Franz. Pero se transmite más fácilmente en otros materiales, como el cromo y el acero inoxidable. “Existe este tipo de ironía de que los hospitales se trataban de acabados inoxidables y, en realidad, no son antibacterianos, mientras que las aleaciones de cobre sí lo son”, dice.


Ventilación


Nancy Ruddy, directora fundadora de CetraRuddy, apunta a aprovechar los elementos básicos para transformar los hogares y mantener el bienestar emocional, dado que pocas personas tienen la oportunidad de cambiar de escenario mientras se refugian en su lugar. Con ese fin, Ruddy señala que garantizar un buen flujo de aire y circulación en los espacios interiores es importante para dispersar el aire potencialmente denso en virus. En lugar de centrarse en los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) para hacer esto, aboga por el uso de corrientes de aire y brisas naturales.



Naturaleza y bienestar


Ruddy señala la importancia de crear espacios verdes, señalando que las plantas y los árboles están científicamente probados para hacernos sentir menos estresados. Dice que la gente está llenando sus hogares mucho más con plantas de interior. Además, señala que existe una tendencia creciente hacia la introducción de un flujo natural entre el interior y el exterior. Según ella esto se puede lograr al tener enormes puertas de piso a techo que conduzcan al exterior. “El diseño del hogar crea drama, y ​​lo estamos haciendo con las puertas de garaje”, dice. "Eso nunca se usó en nuestras salas de estar, pero estamos viendo ese tipo de mecanismo en el que las puertas suben al techo".

También hay que hacer consideraciones más intensivas. El consejo de Dan Carlin apunta a la importancia de garantizar la salud física y emocional mientras se está aislado. Aboga por una solución de telemedicina de alta tecnología para evitar tener que romper los protocolos de distanciamiento físico yendo a un hospital o sala de espera abarrotados, incluso en una emergencia médica pensando en incluir un espacio de atención independiente, un espacio que se pueda moderar para respaldar la prestación de atención médica de forma remota, y explica que esta solución requiere interfaces tecnológicas de alta tecnología complementarias, lo que significa una Internet bien conectada que pueda manejar videoconferencia y con una señal lo suficientemente fuerte como para no apagarse durante un diagnóstico remoto / tratamiento de emergencia, así como un dispositivo además del teléfono principal del cliente que puede albergar una aplicación de tratamiento de emergencia, para que un médico pueda realizar diagnósticos y prescribir de manera segura y sin problemas tratamiento de forma remota.


Son solo ideas, pero como podéis ver, debates en múltiples direcciones se han abierto con la actual situación. Arquitectos y diseñadores podemos, debemos meternos en la pomada y buscar un protagonismo activo en el aporte de soluciones.



Si quieres patrocinar tus propios artículos contacta con nosotros aquí.


Podéis publicar vuestro trabajo vosotros mismos con las siguientes opciones que os ofrecemos:






sponsors

© 2023 Todos los derechos reservados. Las imágenes publicadas en Social ACERCADE Arquitectura son CopyRight de la oficina, estudiante o profesional que publique.

Uso de Cookies y política de Privacidad. si publicas, aceptas

ACERCADE Arquitectura pertenece al programa de Amazon Afiliados