Entradas del foro

TATŪ Arquitectura
10 jun 2022
In Muro
El terreno se ubica en una zona de bosque marítimo próximo al primer tramo de playa oceánica de Uruguay. Este presentaba una diversidad de especies nativas conviviendo en un ecosistema denso y de difícil accesibilidad con presencia de varios ejemplares de eucaliptus, coronilla y aruera entre otras especies que se querían conservar para construir una narrativa propia entre el futuro proyecto de arquitectura y su paisaje inmediato. A su vez, la topografía del terreno presentaba una depresión pronunciada hacia la zona posterior y lateral, producto de la presencia de dos pequeñas cañadas que recogen el escurrimiento de agua natural de la zona y lo canalizan hacia el mar. Se decidió que el proyecto intentara mantener lo más intacto este ecosistema y se integrara al mismo con una huella lo más pequeña posible. Se decide optar por un sistema de fundación tipo palafito conformada por pilotes de hormigón que se apoyaran puntualmente en el terreno dejando toda la construcción suspendida sobre la superficie irregular del suelo. El refugio se articula en una disposición longitudinal que divide el terreno en dos instancias de características diferentes: la primera orientada al norte se relaciona en una lógica física, de acceso y vinculo interior exterior de uso, mientras que la segunda zona orientada al sur se relaciona en función de una lógica de contemplación, para mirar el paisaje a partir de una serie de recortes específicos en la cascara y cubierta. La distribución está articulada por el módulo de baño que divide las zonas de descanso de los espacios sociales. El conjunto está modulado de forma racional en función de una serie de pórticos estructurales que permanecen expuestos al interior y exterior dando ritmo y textura a la resolución final. Por último, se optó por aumentar el volumen interior en el área social para adquirir mayor contacto con el exterior y generar un segundo dormitorio-altillo desde el cual observar el horizonte profundo de mar.
PUNTA COLORADA III content media
1
0
3
TATŪ Arquitectura
10 jun 2022
In Muro
El cliente es una pareja joven con dos hijos pequeños, el encargo: su primera casa construida, propia, hecha a medida y para toda la vida. Querían una casa de “espacio único” integrado y flexible en planta baja. Una cocina amplia, un living comedor con doble altura, un espacio comodín que por momentos pudiese operar como escritorio, estar diario o proyección del living comedor para ampliar su área en eventos especiales. Un patio interior y una batería aislada de servicios. Una vez en el interior las circulaciones giran en torno al patio interior y la escalera, que se opone de espaldas al ingreso principal de la vivienda, para conectar la planta alta con el living-comedor directamente y así diluir la percepción de “espacio de paso”. Paralelamente la superposición de ventanales que acompañan el ingreso velan el espesor completo de la planta baja y su funcionamiento hasta el límite posterior del predio. La segunda corresponde a la doble altura principal ubicada sobre el living, al cual se vincula la cocina y el estar mediante sistemas de cerramientos corredizos capaces de aislar y desplegar los espacios sociales para generar la flexibilidad pretendida. La planta alta se incorpora al sistema mediante un balcón interior que remata su circulación sobre un pequeño hall de ingreso a la habitación principal. En la selección de la paleta de materiales se priorizó potenciar un lenguaje de carácter expresivo y robusto a partir de las texturas y colores propios, que generara coherencia entre las diferentes superficies trabajadas. De esta forma el hormigón visto se utilizó como factor común de toda la propuesta variando entre el lustrado con helicóptero, hormigón lustrado a mano y diferentes disposiciones de hormigón visto entablonado. La cáscara exterior está compuesta por un muro doble de ladrillo, que solo devela su composición en una porción de la doble altura principal donde se decidió mantener la textura propia del ladrillo portante a la vista sin revocar. Superficies de mármol blanco, madera y ladrillo completan la composición final.
VIVIENDA OLIVOS content media
1
0
3
TATŪ Arquitectura
10 jun 2022
In Muro
El proyecto se ubica en Villa Serrana en una zona elevada de la sierra. La clave del proyecto surge de la búsqueda de potenciar la profundidad del paisaje sobre el fondo del terreno. El acceso desde la zona más alta del terreno ofrecía la posibilidad de utilizar la propia vivienda como umbral, o elemento de transición entre la calle y el paisaje profundo del valle. Se buscó potenciar esta condición de pasaje artificial, capaz de invitar a transitar por la arquitectura como si realmente se tratara de un túnel que da acceso a otra condición de paisaje. Esta experiencia está basada en la transición espacial frente-vista, donde el refugio funciona como un túnel que recibe y cobija al usuario mientras lo atraviesa. Para lograrlo, se generó una espacialidad semi-exterior continua que vincula la expansión del living-comedor con el túnel lateral que da acceso al refugio y lo atraviesa transversalmente. A su vez, se decidió darle a la construcción una textura homogénea en su exterior que tuviera un mantenimiento mínimo y fuera fácil de montar, en contraposición al interior, donde se optó por una textura cálida de madera para las superficies en general.
VILLA SERRANA III content media
1
0
2
TATŪ Arquitectura
10 jun 2022
In Muro
El proyecto se ubica en Villa Serrana, en una zona agreste y alejada de las áreas más calificadas de la urbanización y por tanto con infraestructuras precarias respecto del resto de la zona. Esta condición de austeridad que proviene de las propias infraestructuras disponibles brindaba al paisaje una sensación silvestre o de ruralidad casi inexplorada que queríamos aprovechar y potenciar. En ese sentido se decidió utilizar un lenguaje inspirado en la tipología de ¨granero¨ o cabaña-refugio, de planta rectangular y techos inclinados que favorecen la amplitud en la espacialidad interior a la vez que ocupan una función ideal para el escurrimiento y recolección de aguas pluviales. Para incorporar el programa de la vivienda se decidió optar por una planta simple en base a una organización simétrica apenas distorsionada por las reparticiones interiores de los extremos. El espacio central, pasante y conectado plenamente en sus caras longitudinales con el exterior a partir de dos grandes ventanales corredizos, corresponde al espacio social que está contenido en el sentido transversal por dos ¨paréntesis´ programáticos que albergan diferentes instalaciones de la cocina y living. Por detrás de estos, en las cabeceras del conjunto, se ubican las habitaciones y el baño. El sistema constructivo utilizado para el desarrollo del proyecto se basa en una construcción tradicional de cimentación y tabiquería exterior que fue complementada con una cubierta liviana, ejecutada con vigas de hierro y vigas galvanizadas. El interior se revisitó con chapones fenólicos de eucaliptus, y el exterior con un entablonado vertical, también de la misma madera.
VILLA SERRANA I content media
1
0
4
TATŪ Arquitectura
10 jun 2022
In Muro
El refugio Ventolera adquiere su nombre debido a su enclave, ubicada en la zona más alta de una quebrada profunda, el refugio queda expuesto al corredor de viento que se genera y da su nombre, pero a la vez disfruta por esta misma condición de unas vistas privilegiadas. En ambos casos la exposición pasa a ser parte de la toma de partido que utiliza esta condición como una oportunidad de proyecto para construir una relación estrecha con el paisaje donde se inserta. Por una parte, el proyecto se ubica en una zona dominada por una pendiente pronunciada en la cual predominan las afloraciones rocosas características de la zona, esta característica de la topografía llevó a tomar la decisión de separarse y sobrevolar un plano horizontal propio que desvinculara del terreno. De esta manera el proyecto adquiere una condición de mirador, donde los espacios de cobijo se generan en el perímetro inmediato y todo el espacio principal interior se vuelca al paisaje. Se trata de un gran visor que proyecta el interior hacia el horizonte de sierra en un juego que intenta introducir el paisaje serrano dentro del refugio en una experiencia panorámica. En segundo lugar, este diálogo establecido con la topografía adquiere dos manifestaciones diferentes, durante el día el refugio se camufla debido a los reflejos que aporta el ventanal principal, dando privacidad y transparencia al interior, mientras que en la noche se invierte esta relación y se genera un efecto de marco iluminado que pone en valor el interior del proyecto y se convierte en un farol dentro del paisaje de la comunidad de Villa Serrana. La distribución interior está dominada por un bloque programático que contiene todas las operaciones y funciones necesarias para habitar (cocina, baños, depósitos, instalaciones, etc.) separando el espacio social principal y la zona de dormitorios privada. En el salón principal se optó por una estrategia de jerarquizar el volumen sobre la extensión en planta, con una doble altura que potencia la experiencia de proyección hacia el paisaje de una manera más robusta.
VILLA SERRANA V content media
1
0
2
TATŪ Arquitectura
10 jun 2022
In Muro
En el terreno a intervenir, ubicado próximo a la Laguna del Sauce, Maldonado, existía una construcción abandonada que fue utilizada previamente para el almacenaje de forraje y herramientas de campo. La construcción había sido ejecutada en construcción tradicional y aunque se encontraba en desuso, gran parte de su estructura estaba en buen estado de conservación. El comitente, que se encontraba radicado en Francia, nos convocó para realizar una intervención que transformara esta construcción en su segunda residencia, la cual sería utilizada temporalmente en aquellos momentos en que visitaran Uruguay. El encargo consistió en reconvertirlo en una casa-refugio sin aumentar su volumen ni modificar la estructura principal. A su vez debía permitir que se utilizara durante estancias mínimas o prolongadas indistintamente, lo cual implicaba una expansión programática que pudiera garantizar la habitabilidad que pretendían los propietarios. Decidimos mantener la forma y disposición de la cubierta para rescatar cierta identidad presente en el paisaje. A su vez para cumplir con los requerimientos programáticos propusimos ejecutar una membrana exterior de madera, liviana y de fácil montaje que recubriría la preexistencia y amplificaría el uso con nuevos programas anexos ubicados en los espacios intersticiales entre la nueva y vieja construcción. A partir de estas burbujas programáticas se logró liberar el espacio interior adquiriendo una sensación de amplitud mayor con superficies limpias y plenas. La distribución interior se articula a partir de un muro equipado conteniendo la cocina, despensa y el escritorio que otorgaría la flexibilidad para operar en un formato de home office. En un entrepiso sobre el comedor se ubicó la sala de descanso con la cama y espacios de armario. Por último, se decidió que el acceso a los servicios sería exterior en un intento de poner en valor la identidad rural uruguaya al rescatar en esta pieza contemporánea el antiguo funcionamiento típico de las casas de campo de nuestro país. El cliente, que es paisajista, tiene una fuerte visión de la conexión entre la casa y el terreno circundante. El diseño del paisaje tiene como base intervenir lo mínimo posible, conservando la vegetación local llamada “Chircal”. A esta vegetación se la suele llamar "campo sucio" y normalmente se lo corta o se convierte en tierra productiva. En este diseño se posiciona al “Chircal” como elemento dominante. Una serie de caminos sinuosos inspirados en los trazos de los animales dan la estructura y el contraste para darle legibilidad a este paisaje editado. A la vez, aprovechando las ventajas ecológicas, ornamentales y de bajo mantenimiento, proponiendo una revalorización de la identidad y el carácter de nuestro paisaje.
CHAJÁ HOUSE content media
1
0
2
TATŪ Arquitectura
10 jun 2022
In Muro
Villa Serrana es una urbanización de sierra que existe en el Departamento de Lavalleja desde hace más de medio siglo, pero parece haber encontrado en la década más reciente su lugar de interés para el renovado público en busca de ¨la casa de fin de semana¨. Quizás no en los términos a los que tradicionalmente estábamos acostumbrados, porque la nueva ruralidad es temporal, y se compone de una mixtura entre la tradición productiva y las experiencias vinculadas a los nuevos deseos de paisaje, y sus posibles manufacturas asociadas que abren una serie de oportunidades para habitar o rentabilizar el paisaje a partir de las nuevas tecnologías. Para este encargo, Juan, nos pedía una unidad mínima compuesta por dos ambientes y una batería de servicios, contemplando que en el futuro se incorporaría al mismo terreno una unidad ¨gemela¨ y por lo tanto debíamos estimar su relación e interferencias visuales para garantizar una convivencia lo menos contaminada posible. El refugio se pensó como una anomalía en la sierra que pudiera provocar interés a partir del contraste geométrico del volumen inserto en un entorno natural. Se orientó su distribución para ser habitada y dar cobijo en estancias de corta duración, de manera itinerante, cerrando tres de sus caras al exterior y focalizando el interés sobre el horizonte más calificado. En el resto de las superficies se construyen una serie de encuadres jerarquizados que recortan y proponen segmentos de paisaje específicos que pasaron a ser parte de la experiencia interior del objeto. El proyecto necesitaba garantizar una velocidad de montaje determinada, la elección constructiva estuvo orientada hacia una optimización material en ese sentido. T
VILLA SERRANA IV content media
1
0
2